La religión y el consumo

En esta entrada analizaremos cómo el hecho religioso influye en el consumo, especialmente alimentario, de los creyentes.

Las religiones establecen normas y recomendaciones de consumo para establecer lo que es acepta o perjudicial, tanto para la salud física como para la espiritual. Además, algunas religiones establecen una división entre los alimentos puros e impuros; e imponen restricciones para determinados momentos de la vida.

La religión no solo afecta a la alimentación, también a la moda. Un ejemplo de ello es el uso del velo por parte de algunas musulmanas.

En este post nos centraremos en el cristianismo, el judaísmo y el islam, por tratarse de las tres religiones mayoritarias en España. Se calcula que en España alrededor de 12.000.000 personas son cristianos católicos practicantes, a los que se suman 900.000 protestantes, 35.000 judíos y 1.100.000 musulmanes. (López, 2011)

La religión tiene un papel fundamental en la formación en los procesos de elección y hábitos de compra de productos de alimentación, al prohibir o permitir ciertos alimentos (Dindyal, 2003). Cahser, para judíos, y Halal, para musulmanes, son códigos de conducta que mezclan la alimentación cotidiana con las normas religiosas. Aunque en el cristianismo no se distingue entre alimentos puros e impuros, sí que existen ciertos valores evangélicos que implican la austeridad y sobriedad en el consumo, así como la práctica de un consumo responsable. (Gómez, 2003).

Hay quienes hay quien plantea la religión como una nueva variable de segmentación (Benmoyal y Zouari, 2009).

Por otra parte, celebraciones de origen religioso como la Navidad o el Ramadán son convertidas cada vez más en “eventos de Marketing” (Hassoun, 2009)

casherLos judíos son muy respetuosos con las normas de alimentación. Sus alimentos deben estar certificados como casher (hashrut en hebreo). En el Deuteronomio se dice:

“Nada abominable comerás. Estos son los animales que podréis comer: el buey, la oveja, la cabra,  el ciervo, la gacela, el corzo, la cabra montés, el íbice, el antílope y el carnero montés. Y todo animal de pezuñas, que tiene hendidura de dos uñas, y que rumiare entre los animales, ese podréis comer. Pero estos no comeréis, entre los que rumian o entre los que tienen pezuña hendida: camello, liebre y conejo; porque rumian, mas no tienen pezuña hendida, serán inmundos; ni cerdo, porque tiene pezuña hendida, mas no rumia; os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos. De todo lo que está en el agua, de estos podréis comer: todo lo que tiene aleta y escama. Mas todo lo que no tiene aleta y escama, no comeréis; inmundo será. Toda ave limpia podréis comer. Y estas son de las que no podréis comer: el águila, el quebrantahuesos, el azor, el gallinazo, el milano según su especie todo cuervo según su especie, el avestruz, la lechuza, la gaviota y el gavilán según sus especies, el búho, el ibis, el calamón, el pelícano, el buitre, el somormujo la cigüeña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago. Todo insecto alado será inmundo; no se comerá.  Toda ave limpia podréis comer. Ninguna cosa mortecina comeréis; al extranjero que está en tus poblaciones la darás, y él podrá comerla; o véndela a un extranjero, porque tú eres pueblo santo a Jehová tu Dios. No cocerás el cabrito en la leche de su madre.”

passoverEs decir, no pueden tomar carne de algunas especies (ni su sangre, vísceras, huevos o leche). Entre estas especies se incluyen a los rumiantes que carecen de “pezuña hendida” (camello, liebre, conejo) y los que no son rumiantes (como el cerdo), insectos, roedores y los animales que se arrastran. De los animales marinos, solo se pueden comer los que tienen escamas y aletas.

Las aves y los mamíferos deben ser sacrificados por un matarife judío según el rito establecido. La sangre del animal debe eliminarse y no pueden comerse determinados órganos.

Están prohibidos los vinos y zumos de uva elaborados por gentiles.

No se pueden mezclar productos lácteos y cárnicos. Se debe utilizar diferente mantelería, cubiertos… para evitar la contaminación.

Entre sus principales fiestas que pueden afectar al consumo, la más conocida es el shabath, el sábado, en el que no se puede realizar ningún trabajo, la comida tiene que hacerse el día anterior. Durante la Pesaj, Pascua judía, no se puede comer ningún alimento que contenga levadura. Además, es costumbre comer cordero, que debe ser sacrificado por un matarife judío.

Para adaptarse a las necesidades alimentarias judías, existen en España restaurantes, tiendas, hoteles y servicios de catering certificados como casher.

cosmeticahalal2Los musulmanes dividen la comida en permitida (halal), prohibida (haram) y dudosa (mushbooh). Además, estas categorías también se aplican a los cosméticos.  Estas prohibiciones se encuentran en el Corán, la sharía, el hadith y la sunnah.

Los alimentos prohibidos son el jabalí o cerdo, animales carnívoros, burros o mulas, perros, anfibios, aves nocturnas y rapaces, bebidas alcohólicas, sustancias nocivas o venenosas y plantas o bebidas intoxicantes. Tampoco se puede tomar sangre. Además, los animales deben ser sacrificados por el rito islámico (los animales tienen que morir desangrados, entre otras cosas).

Durante el Ramadán, se deben abstener de comer, beber y fumar desde la salida hasta la puesta del sol. Sin embargo, cuando el sol se pone, las comidas son copiosas.

En cuanto a la actividad económica, el Islam prohíbe las actividades económicas basadas en la explotación y la injusticia que no contribuyan a la mejora y al bienestar humano universal, así como la concentración de capitales y la especulación.

mesa NavidadEntre los católicos, aunque cada vez la práctica sea menor, existe la costumbre de guardar ayuno y la abstinencia de comer carne los viernes de Cuaresma.

Entre las fiestas destacan la Navidad y la Semana Santa. Las fiestas de Navidad están asociadas a la celebración de cenas y comidas en familia, en las que se incluye pavo, cordero, cochinillo o besugo acompañados de marisco. Durante esta época es habitual que los precios suban. También es muy común la compra de regalos. En Pascua es habitual el consumo de torrijas o de la mona de Pascua.

Otras fechas se encuentra el 1 de noviembre, en el que es habitual llevar flores a la tumba de los familiares difuntos.

carnicería halalLas empresas se han ido adaptando para satisfacer todas estas necesidades de los creyentes.

Entre las reacciones empresariales para adaptarse al mundo islámico, encontramos aplicaciones GPS que señalan a la Meca o constructoras que ofrecen pisos orientados hacia esta ciudad sagrada. En cuanto a la alimentación, además de las tiendas propias abiertas por los creyentes, principalmente carnicerías, se suman empresas como Conservas Isabel, Leche Pascual, Carrefour o Central Lechera Asturiana, entre otras, que ofrecen productos halal. Además, Deutsche Bank ha adaptado su oferta a la obligación islámica de no cobrar comisiones.

MIGUEL GARCIA GUTIERREZ - ISESAEn lo que respecta a los judíos, hay numerosos ejemplos de adaptación al mercado judío, en cadenas como El Corte Inglés o Haribo se ofrece un amplio surtido de productos casher. Además, la empresa sevillana Industrias Sombrereras S.A. exporta cada año 15.000 sombreros para judíos (Público, 2008). Como curiosidad, mencionar que un vino español recibió en 2008 el premio al “mejor vino casher del mundo no vinificado en Israel” (El mundovino, 2009)

peregrinoEn cuanto a las celebraciones católicas, la Navidad, bodas, bautizos y comuniones se han convertido en momentos especiales para el marketing, especialmente para el sector textil, alimentario y de regalos. También hay empresas que organizan peregrinaciones y turismo religioso a lugares como Santiago de Compostela, Lourdes, Fátima o el Rocío, entre otras.

 

Bibliografía

Benmoyal, S. y Zouari, S. (2009) “Exploration of the linkage between religion and shopping behavior in France”, International Conference on Inmigration, Consumption and Markets.

Dindyal, S. (2003) “How personal factors including cultura and ethnicity affects the choice and selection of food we make”, International Journal of Third World Medicine.

Gomez, P. J. (2003) “Encontrar a Dios en una sociedad consumista”, Sal Terrae nº 1066.

Hassoun, J. (2009) “Sheet brick dough mass industralization and diffussion in France (1965-2009). Casher religious certification stability and market segmentation”, International Conference on Inmigration, Consumption and Markets.

Jauregui, I. (2009) “Prescripciones y tabúes alimentarios: el papel de las religiones”, Distribución y consumo. 

López, J.M. (2011) “Conferencia sobre religiosidad y consumo”, Madrid.

Mundovino (19 de mayo de 2009) “Tras el éxito de capçanes, ahora kosher riojano”. http://elmundovino.elmundo.es/elmundovino/noticia.html?vi_seccion=10&vs_fecha=200905&vs_noticia=1242754911

Público (17 de marzo de 2009) “Sombreros al gusto de los judíos de Brooklyn… y de Indiana Jones”. http://www.publico.es/dinero/121337/sombreros-al-gusto-de-los-judios-de-brooklyn-y-de-indiana-jones

 

Volver al índice

3 comentarios sobre:
“La religión y el consumo”
  • ¡Me ha encantado cómo se trata el tema de la religión respecto a la comida! , la relación que existe entre ambas. Antes de leer este artículo yo no tenía ni idea de cómo afectaba el consumo de comida en las religiones al comercio y a la economía, pero ahora a través de este artículo me he podido dar cuenta de que las religiones están muy presentes en el día a día en cualquier campo, como en este que aquí se muestra. Muchas gracias por la información me ha sido de gran ayuda.

    • Hola, Elena.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Efectivamente, la religión como elemento cultural influye en el consumo. En el caso concreto de la religión, condiciona especialmente los hábitos de consumo alimentario, aunque también afecta a otros ámbitos como los cosméticos, los productos bancarios o la vestimenta, como se ha visto en este post. Es por ello que es importante tener en cuenta el contexto de mercado de cada religión para saber qué acciones tomar desde el punto de vista del marketing.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*