La moda a través del arte en el Thyssen

Durante la pasada edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, la ciudad acogió diferentes acciones relacionadas con la moda impusladas por ACME (Asociación de Creadores de Moda de España) a través de la iniciativa “Madrid es Moda”.  Entre ellas unas visitas guiadas al Museo Thyssen-Bornemisza para descubrir la historia de la moda a través de la colección permanente del museo.

Thyssen6© VEGAP, Madrid

La historiadora del arte Ana Paniagua fue la guía de esta visita que hizo un repaso a la evolución de la indumentaria desde el siglo XV hasta nuestros días.

Thyssen7© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Domenico Ghirlandaio. Retrato de Giovanna Tornabuoni (1489-1490). 

Para el sociólogo Gilles Lipovetsky el traje como sublimación humana, en el sentido hedonista, nace en el Renacimiento, fecha de este retrato.  El traje es un brocado de seda con dibujo geométrico, muy de moda en la Toscana, y sobrevesta con signos heráldicos. En la parte superior derecha destaca un collar de coral, piedra que era considerada amuleto de la fertilidad.

Thyssen8© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Hans Holbein, el Joven, Retrato de Enrique VIII de Inglaterra (c. 1537)

Enrique VIII, como relata la guía, tenía muchos jubones, era un “fashion victim”.  Las pieles eran objeto de protección de las leyes suntuarias, que servían para diferenciar a las clases sociales a través de la vestimenta que podían llevar. El color rojo estaba prohibido a las clases pobres que se rebelan en 1533 en Alemania.

La riqueza del atuendo se complementa con el medallón y los anillos.

Thyssen10© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Adriaen Thomas Key Guillermo I, Príncipe de Orange, llamado “El Taciturno” (1579)

Otro retrato, es vez de Guillermo I, príncipe de Orange, líder de la sublevación de los Países Bajos contra Felipe II. Destaca el cuello “lechuguilla”. Hasta que llega el encaje de Flandes la forma de este cuello se hacía con tiras de alambre y almidón.

Felipe II puso de moda durante su reinado de el color negro. Los tintes se estropeaban rápido, y el negro era un color difícil de mantener. De América llega el palo de campeche que proporcionaba un negro profundo, conocido como negro español, y que será la moda de este momento.

Thyssen9-001© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Zurbarán, Santa Casilda (c. 1635)

Para Balenciaga el primer modisto español de la historia fue el pintor exremeño Zurbarán. El vestido es un rico brocado de terciopelo, con capa abulllonada en tafetán de seda.  En 1961 Balenciaga creó el llamado “Traje Zurbarán” inspirado en esta obra. Pero Zurbarán no fue el único pintor que inspire a Balenciaga, la pintura de Velázquez, Goya o Picasso ejercieron también su influencia en los diseños del modisto vasco.

En 2013 en Sevilla se organizó la exposición ‘Santas de Zurbarán: Devoción y persuasión’ que exhibió cuadros del pintor barroco y diseños inspirados en ellos firmados por creadores españoles, como Elio Berhanyer que reinterpretó a Santa Casilda de Zurbarán.

Thyssen14© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

François Boucher, La toilette (1742)

Se muestra en esta obra el momento de vestirse de una dama acompañada por su sirvienta.

Bocuher era el pintor favorito de Madame Pompadour, la amante de Luis XV. El monarca prohibió repetir traje en la corte y cultivó junto a Pompadour el gusto por el Rococó.

La moda femenina de la época se caracterizó por el miriñaque y las enormes pelucas que hicieron que tuvieran que viajar de rodillas en los carruajes por la altura de los peinados, conocidos como pouf, en los que María Antonieta marcó tendencia. La estética cortesana de los lunares postizos, conocidos como Mouche, en terciopelo o seda negra, se puso de moda para ocultar muchas veces marcas de la viruela.

Thyssen13© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Berthe Morisot, El espejo psiqué (1876)

Otra escena relacionada con el acto de verstirse es este espejo, que muestra un modelo de espejo abatible, conocido como espejo psyché, de la época de Luis XVI.

Thyssen17© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Thomas Lawrence, Retrato de David Lyon (c. 1825)

Este retrato del pintor nacido en Brístol, Thomas Lawrence, muestra a todo un dandy vestido con abrigo de lana ribeteado de piel, frac, corbata de muselina, puntas almidonadas de la camisa, zapatos relucientes, bastón, guantes y luciendo cabello natural con patillas largas. Los pantalones estrechos que lleva los había puesto de moda Brummell, considerado el primer dandy, del que se decía que abrillantaba los zapatos con champagne.

El fascinate retratado David Lyon fue un acaudalado juez y diputado coservador procedente de al alta nobleza inglesa. En Sussex construyó una espectacular mansión conocida como Goring Hall.

Thyssen16© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

William Merritt Chase, El quimono (c. 1895)

La obra refleja la moda del “japonismo” a finales del XIX:  biombos, abanicos, quimonos … así como la influencia de James Whistler, otro artista apasionado por el orientalismo. El  americano Merritt realizó una serie de retratos con quimonos y éste es uno de ellos.

Se considera que el pintor desconocía el protocolo japonés del quimono porque está colocado al revés, como lo llevan los difuntos.

Thyssen12© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Édouard Manet, Amazona de frente (c. 1882) 

Esta obra inacabada, que simboliza el Verano, corresponde a una serie sobre las cuatro estaciones representadas por figuras femeninas. Henriette Chabot, hija de un amigo del artista, es la modelo de aspecto andrógino que viste traje de amazona algo masculinizado.

El color negro del traje es también llamativo porque los impresionistas no utilizaban el negro, pero Manet sí, según apunta Ana Paniagua.

Thyssen6© VEGAP, Madrid

Max Beckmann, Quappi con suéter rosa (1932-1934)

El cuadro refleja la imagen de mujer moderna, segura de sí misma, que fuma, se maquilla…  Se trata de la segunda esposa de Max Beckmann, Matilde von Kaulbach, más conocida como Quappi. El cuadro se tituló por su modernidad de forma equivocada “La americana”.

Su marido la retrató en numerosas ocasiones destacando siempre su vestimenta como Quappi de azul sobre la barca (1926-1950), Quappi con una pelliza blanca (1937), Quappi de azul y gris (1944), Quappi con camiseta verde(1946).

Thyssen11© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Juan Gris , El fumador, Frank Havilland (1913) 

Por la dedicatoria de un dibujo anterior al cuadro se cree que es un retrato del millonario americano Frank Havilland, descendiente del fundador de una fábrica de porcelana en Limoges.

La obra cubista fragmenta como si fuera un abanico el retrato en el que destaca el sombrero de copa o la corbata de lazo, y el humo del cigarro. La tradición de vestirse de etiqueta para fumar, el smoking, procede de los turcos, y los ingleses lo incorporan a sus costumbres tras la guerra de Crimea de mediados del XIX.

Thyssen15© Pracusa S.A.

Sonia Delaunay-Terk, Contrastes simultáneos (1913)

Se trata de la primera mujer pintora que expuso en el Louvre. El color es su principal seña de identidad que presenta al modo del cubismo de forma caleidoscópica.

Vivió en Madrid donde se hizo muy conocida por hacer trajes para las hijas de sus amigos, como el Marqués de Urquijo, y colchas de patchwork. Llegó incluso a abrir una boutique, “Sonia”,  en calle Columela.

Thyssen18© Mondrian/Holtzman Trust

Piet Mondrian, New York City, 3 (inacabado)1941

Los rascacielos de Nueva York y la intensa vida de la ciudad inspiraron a Mondrian. Años más tarde el gran Yves Saint Laurent crearía el “vestido Mondrian” considerado como “el inicio del la transformación del arte moderno en alta costura”.

La guía de esta visita, Ana Paniagua, termina el recorrido asegurando que “la moda es multidireccional al traspasar sus códigos a otros campos, y como decía Baudelaire al final en el mundo moderno todo es moda”.

2 comentarios sobre:
“La moda a través del arte en el Thyssen”
  • Me parece estupendo el estudio de la moda a través de la pintura.Como pintora que soy ,y con el honor de haber pintado ala Duquesa de Alba ,entre otros muchos retratos de gente importante y más personajes, tengo que resaltar que cuando se realiza un retrato, de lo que soy especialista,, no solo pintas a la persona,,pintas su carácter y reflejas su alma, sino también sus gustos y la moda del momento…como podemos ver en estos cuadros. Se pintan los detalles donde se quiere resaltar que llevaba el personaje, que le caracteriza y qué le da su personalidad.!!!un retrato no es solo copiar… es sacar lo de dentro del personaje y el momento en el que vive, por esos los retratos pintados son algo especial…

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*