“Balenciaga a través del encaje”, exposición en Getaria

El encaje, una de las tendencias de esta temporada y del proximo otoño/invierno, es el objeto de la exposición temporal del Museo Balenciaga en Getaria, que celebra su quinto aniversario.

Más de 60 piezas de indumentaria, muestras de tejido, imágenes, documentación, y recursos didácticos forman parte de “Balenciaga a través del encaje”, una muestra que estará abierta al público hasta el 18 de septiembre de 2016. Está coproducida junto a la Cité Internationale de la Dentelle et de la Mode de Calais, Francia, y comisariada por Catherine Join-Diéterle, conservadora honoraria del Patrimonio de Francia y antigua directora del Palais Galliera.

BALENCIAGA A TRAVÉS DEL ENCAJE6Bolero de noche, bordado por Lesage, 1959

La exposición muestra la relevancia del encaje en la producción de Cristóbal Balenciaga. El maestro de los volúmenes y las siluetas innovadoras incorporó a sus creaciones el encaje, asociado al lujo de las clases más poderosas, y gracias a la tecnología industrial le dio nuevos usos.

En 1900 el encaje se utilizaba en abundancia tanto en las prendas de noche como en las de día. Balenciaga lo utilizó en vestidos, chaquetas, trajes, boleros, abrigos y deshabillés sin distinguir su aplicación en una indumentaria específica ideada para lucirse en un momento concreto del día.

BALENCIAGA A TRAVÉS DEL ENCAJE1Vestido de noche corto, 1928

El vestido de 1928 de la imagen superior es el más antiguo presente en la muestra, y una prueba de la influencia que la moda francesa ejerció en Balenziaga. Viajaba a París y desmontaba y estudiaba con detalle cómo estaban cortados los modelos.

Durante los años 20, Balenciaga obtuvo la autorización de Lanvin para reproducir algunos de sus modelos como este que vemos en la imagen superior.

BALENCIAGA A TRAVÉS DEL ENCAJE5Vestido de noche, encaje Chantilly, 1946

En la imagen inferior vestido azul de satén recubierto de encaje con vegetales bordados en terciopelo y felpilla. El bordado de inspiración española refleja la influencia de los grandes pintores españoles como Goya, Velázquez y Zurbarán en la obra de Balenciaga.

BALENCIAGA A TRAVÉS DEL ENCAJE3Vestido de ceremonia corto, 1947

La muestra también revela la originalidad estilística del maestro que contribuyó a la evolución de la moda durante los años 1950-1960. Utilizando el encaje como cualquier otro tejido, Balenciaga diseñó vestidos camiseros, baby doll, colonnes y túnicas.

Supo ensalzar el efecto de transparencia del encaje, o transformarlo con numerosos bordados.

BALENCIAGA A TRAVÉS DEL ENCAJEVestido y abrigo de cóctel, encaje Chantilly, 1951. Foto de Henry Clarke para VOGUE. Condé Nast Archives/Corbis

Para la noche, Balenciaga utilizó siempre chantilly extremadamente fino en diferentes colores.  El negro permitió a Balenciaga multiplicar los efectos de la transparencia.

BALENCIAGA A TRAVÉS DEL ENCAJE2Traje de noche transformable, 1956

La muestra destaca además el importante desarrollo de la industria del encaje mecánico en Calais, Francia, que dio empleo, a principios del siglo XX, a más de 30.000 personas.

BALENCIAGA A TRAVÉS DEL ENCAJE4Vestido de noche de tul verde, 1956

El encaje fue objeto de numerosas transformaciones e innovaciones, en unos casos pintando a mano los grandes motivos del encaje marfil en tonos marrones y en otros bordando el encaje blanco con pequeñas cintas llamadas comètes por la casa Lesage, como el detalle del bolero de la imagen inferior, bordado con racimos de uvas, hojas de viñedo y flores que fue llevado por Grace de Mónaco y por la Princesa Von Bismark.

Hasta el 18 de septiembre en el Museo Balenciaga, Getaria. Tarifa general: 10 euros.

BALENCIAGA A TRAVÉS DEL ENCAJE8-002

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*